Facebook Twitter Google +1     Admin

Quincuagésimo aniversario de la muerte de Eduardo Saborit.

20130305053419-eduardo-saborit-1-.jpg

Por: José Pendás

   A cincuenta años de la desaparición física del músico y compositor Eduardo Saborit Pérez, hecho ocurrido el 5 de marzo de 1963, el pueblo cubano recuerda hoy a uno de los bardos más comprometidos con su Revolución.

   De carácter alegre y jovial, definían a Saborit otros atributos como el entusiasmo, la educación, la justicia social y la afición por la música, la que, según él mismo decía, le venía por tradición filial, pues su padre, además de su primer maestro, había sido director de la Banda municipal de música de Campechuela, en el oriente cubano; integrando él mismo, desde muy joven, dicha agrupación como flautista.

   Tras contraer tifus y sobrevivir a esa enfermedad infecciosa, le prohibieron ejecutar instrumentos de viento, dedicándose entonces al estudio de la guitarra, según un amigo de la infancia, para bien, porque sentía por esta herramienta una verdadera vocación. Su profesor fue Crescencio Rosales, quien lo preparó con esmero y también influyó en su formación y consagración como guitarrista y compositor.

   Convertido en brillante ejecutante de guitarra clásica, comienza a trabajar en la emisora nacional de radio Cadena Azul, donde establece relaciones con destacados músicos nacionales y extranjeros, entre los que sobresalen el cubano Sindo Garay y el mexicano Agustín Lara.

   Sus inquietudes políticas progresistas le llevan a ser uno de los artistas del mundo que brindaron su estímulo a los soldados en los diferentes frentes de batalla y a heridos en hospitales europeos, a donde acudió acompañado de su guitarra a brindarles su depurado arte.

   Fiel a sus principios marxistas acogió sin reservas el triunfo de la Revolución en 1959, a la que dedicó por entero su vida y obra musical. Visitó innumerables países del campo socialista y otras naciones de Europa. Estando en el balneario ruso de la Ciudad de Sochi manifestó que llevaba demasiado tiempo fuera de su Cuba bella, lo que le inspiró para componer una de las más hermosas canciones de su autoría y que lo inmortalizó: Cuba, qué linda es Cuba.

04/03/2013 21:34. habanamia #. Cultura

Comentarios > Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris