Facebook Twitter Google +1     Admin

El Bárbaro del Ritmo vive en el corazón del pueblo.

20130221063434-benny-more-1-1-.jpg

Por: José Pendás

   Bartolomé Maximiliano Moré Gutiérrez, conocido en Cuba y buena parte del mundo como Beny Moré, el Bárbaro del Ritmo, permanece en el corazón de su pueblo a 50 años de su desaparición física.

   Apodado también como el Sonero Mayor de Cuba, El Beny, brillante cantante y compositor, había venido al mundo en el poblado cienfueguero de Santa Isabel de las Lajas 44 años antes, el 24 de agosto de 1919, en el seno de una humilde familia campesina, cuyo tatarabuelo materno fue un esclavo traído a Cuba desde el Congo y vendido al propietario de una plantación cañera.

   Desde pequeño se inclinó por la música. Contaba su progenitora, Virginia Moré, que a los seis años de edad aprendió a tocar la guitarra que el mismo se fabricó, utilizando una tabla y un carrete de hilo. Este instrumento lo aprendió a tocar autodidactamente, pues había nacido con un innato sentido musical y era dueño de una fluida voz de tenor que utilizaba con mucha expresividad.

   A pesar de ser un cantante completo, pues era capaz de interpretar cualquier género musical, se destacó sobremanera interpretando el son montuno, el mambo y el bolero.

   Con 17 años el Beny se trasladó a la capital cubana donde se ganaba la vida vendiendo frutas, verduras y hierbas medicinales, pero tuvo que regresar a su pueblo, donde trabajó en el corte de caña junto a un hermano para poder subsistir.

   Volvió a La Habana cuatro años más tarde, dedicándose a cantar en bares y cafés acompañado de una guitarra, mostrando después el sombrero donde recogía las propinas que le daban.

   Pudo encaminarse en el mundo de la música al presentarse en el programa La Corte Suprema del Arte de la Emisora radial CMQ, donde obtuvo el primer premio que le permitió grabar sus canciones y conseguir su primer trabajo en el conjunto Cauto. Posteriormente pasó al sexteto Fígaro y más tarde debutó en la emisora Mil diez, con el Cuarteto Cuatro.

   Su gran momento sobrevino al ser escuchado por Siro Rodríguez, integrante del Trío Matamoros, quien ante una indisposición de su director, Miguel Matamoros, no dudó en recabar la presencia de Beny Moré para una actuación, a partir de la cual éste quedó ligado por varios años a dicha terna. En 1945 viajó con los Matamoros a México, actuando en cabarets y realizando grabaciones.

   Al retorno del Trío Matamoros a Cuba, el Beny permaneció en el país Azteca, donde continuó sus presentaciones junto a la Orquesta de Mariano Mercerón y con Pérez Prado.

   A su regreso a Cuba, ya establecido como el gran cantante y compositor que fue, creó su Banda Gigante de más de 40 músicos con la que debutó en el programa Cascabeles Candado, de la emisora radial CMQ.

   En 1954 hizo una extensa gira por Venezuela, Jamaica, Haití, Colombia, Panamá, México y Estados Unidos, donde actuó en la ceremonia de los premios Oscar.

   En la capital cubana las más populares sedes bailables acogieron a Beny Moré y su Banda Gigante, como la Tropical y la Sierra. En 1960 se estableció también en el Cabaret Night and Day. Ese mismo año le ofrecieron una gira por Europa que rechazó, todo parece indicar que por aprensión a los aviones, por haberse visto involucrado en tres accidentes aéreos.

   El 19 de febrero de 1963, hace ahora medio siglo, falleció en La Habana el Beny Moré, el Bárbaro del Ritmo o el Sonero Mayor de Cuba, a causa de una cirrosis hepática.

20/02/2013 22:34. habanamia #. Cultura

Comentarios > Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris