Facebook Twitter Google +1     Admin

Félix Chapottín, el Amstrong del Son Cubano

20121221034124-chapotin-1-.jpg

Por: José Pendás

   Félix Chapottín Lage, trompetista, cantante y director de orquesta cubano, conocido también como el sonero mayor, falleció en la capital cubana el 21 de diciembre de 1983, a la edad de 76 años.

   Chapottín nació en el famoso barrio habanero de Cayo Hueso el 31 de marzo de 1907, en el seno de una humilde familia, compuesta además por otros diez hermanos carnales y uno de crianza, el también célebre músico criollo Chano Pozo.

   A los nueve años de edad el pequeño Félix se fue a vivir con un tío en el pueblo de Guanajay, donde inició estudios musicales con el profesor Venancio González. En este poblado, situado al oeste de la ciudad de La Habana, se inició como músico a los once años, integrándose a la banda infantil de esa localidad, en la que tocando varios instrumentos, tales como la caja, la tuba, el bombardino, el cornetín y la trompeta.

   Alrededor de los veinte años trabajo en varias comparsas habaneras, llegando a dirigir por casi diecisiete años, además de tocar la trompeta, la comparsa La Chambelona de Guanajay, estimulado por el tío Margarito Lage.

   Por esta época, igualmente trabajó en el Sexteto Colin y en el Sexteto Habanero, donde fue sustituto del destacado trompetista cubano Rafael Hernández, “El Piche”, figurando con posterioridad en otros colectivos, como los septetos Colín, Munamar, Universo, Alabama, Boloña, así como los Conjuntos América, La Gloria Cubana y la Orquesta Anacaona. Fue integrante también del Conjunto Azul que dirigió su hermano de crianza Chano Pozo y junto al legendario Jesús Gutiérrez “Tata” organizó el Sexteto Bolero.

   Allá por los años 40 del siglo pasado, trabajando en el conjunto Jóvenes del Cayo, ingresó en la agrupación dirigida por el glorioso músico cubano Arsenio Rodríguez, a petición de este, quedando al frente de la misma cuando el ciego maravilloso marchó a los Estados Unidos de Norteamérica.

   En el transcurso de su vida musical Félix Chapottín realizó disímiles presentaciones, tanto en escenarios nacionales como internacionales, además de fiestas populares, carnavales y programas de radio y televisión, lo que le granjearon la popularidad que le acompañó en el transcurso de su vida artística. A pesar de su versatilidad, fue la trompeta quien lo llevó a la fama, siendo considerado uno de los mejores de Cuba en ese instrumento.

   Sobre el mismo, Félix Chapottín diría poco antes de morir: “Yo me muero tocando la trompeta, que la quiero tanto como si fuera la señora mía”

20/12/2012 19:41. habanamia #. Cultura

Comentarios > Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris