Facebook Twitter Google +1     Admin

Compay Segundo en sus 105

20121118051919-compay-1-.jpg

Por: José Pendás

   Máximo Francisco Repilado Muñóz, Compay Segundo para Cuba y el mundo, cumpliría este 18 de noviembre ciento cinco años. Vino al mundo ese día de 1907 en el poblado de Siboney, actual provincia de Santiago de Cuba, en el seno de una humilde familia campesina.

   Hombre jovial Compay Sagundo se identificaba por su gran afición a fumar habanos, seguramente porque desde pequeño aprendió a torcer tabacos y luego se dedicó al oficio. O tal vez porque heredara de su abuela de ciento quince años, esclava liberta, tanto el hábito a fumar como la longevidad.

   Desde pequeño definió su vocación musical. Formó, junto a otros niños, el sexteto Los Seis Ases mientras estudiaba solfeo. Tocaba la guitarra y el tres de oído de los cuales inventó el armónico, guitarra de siete cuerdas donde una de ellas repite la nota sol, instrumento que le acompañó toda la vida. A los quince ingresó en la Banda Municipal de Santiago de Cuba en la cual tocaba el clarinete. Precisamente en 1922 compuso su primera pieza musical: Yo vengo aquí, y comenzó a relacionarse con grandes de la música como Sindo Garay y Ñico Saquito.

   Con 23 años integró en cuarteto Cubanacán, agrupación que le permitió pasar después al quinteto Cuban Star, dirigido por Ñico Saquito, y que le abrió las puertas a la capital cubana. En 1938 formó el cuarteto Hatuey, en unión de Lorenzo Hierrezuelo, Marcelino Guerra, “Rapindey”, y Evelio Machín, con el cual visitó México, donde ofrecieron conciertos y tomaron parte en películas como Tierra Brava y México lindo y querido.

   En 1949 llegó su gran momento, la formación del dúo Los Compadres junto a Lorenzo Hierrezuelo, el cual marcó una época porque canciones como Macusa, Mi son oriental, Los barrios de Santiago, Yo canto en el llano, Huellas del pasado, Hey caramba, Vicenta o Sarandonga, algunas suyas, se convirtieron en éxitos.

   De esta unión data también el sobrenombre de Compay –diminutivo de compadre-, pues Hierrezuelo era conocido como Compay Primo por hacer la primera voz y Repilado, quien tocaba el armónico y hacía la segunda voz, comenzó a llamarse Compay Segundo, apodo que lo acompañó hasta su muerte.

   En 1955 ambos se separan y Repilado formó su propia agrupación, que mantuvo hasta el final de su vida, a la que llamó Compay Segundo y sus muchachos, que inicialmente formaron como cantantes Carlos Embale y Pio Leyva, quienes posteriormente serían exponentes sobresalientes de la música cubana.

   Después vino una época difícil que por espacio de unos veinte años solo le permitíó actuar en círculos reducidos, incluso tocar para turistas en tabernas y hoteles habaneros.

   En 1989 el musicólogo Danilo Orozco lo seleccionó, junto al Cuarteto Patria y Marcelino Guerra, para asistir en la capital estadounidense al Festival de Culturas Americanas Tradicionales. También conoció al músico español Santiago Auserón, quien fue promotor de visitas de Compay Segundo a España y en alguna medida responsable de la aureola que envolvió al sonero cubano a partir de ese momento.

   La fama ganada lo incluyó entre los músicos que hicieron posible el disco Buena Vista Social Club que en 1997 ganó un premio Granmy, producido

por el guitarrista norteamericano Ry Cooder. Posteriormente el cineasta Win Wenders se inspiró en el acontecimiento musical e hizo una película que, igualmente, ganó el premio del Cine Europeo y les propició la fama en los más recónditos rincones del mundo.

   Compay Segundo era, según el decir de eruditos musicales, el patriarca del son y uno de los músicos más populares de Cuba. Un hombre con un optimismo contagioso

   En los más importantes escenarios mundiales millones de personas presenciaron su arte, entre ellos el Olimpia de París, el Carnegie Hall de Nueva York y la Sala Nervi del Vaticano, donde actuó ante el Papa Juan Pablo II. Con él cantaron artistas de la talla de Charles Aznavour, Raimundo Amador, Cesaria Evora, Martirio, Pablo Milanés, Khaled, Santiago Auserón y hasta Antonio Banderas.

   Recibio, entre otros premios y reconocimientos, el Aguila de Cristal, que entrega Francia a personalidades; el Sello de Laureado, que otorga el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Cultura de Cuba por la obra de la vida; la Orden Félix Varela y la Medalla de la Lucha contra bandidos.

   Compay Segundo falleció el 14 de julio 2003, en La Habana.

17/11/2012 21:19. habanamia #. Cultura

Comentarios > Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris