Facebook Twitter Google +1     Admin

Cuba, qué linda es Cuba, legado del compositor Eduardo Saborit Pérez

20120305165848-eduardo-saborit-1-.gif

Por: José Pendás 

   Con la muerte del músico y compositor campechuelero Eduardo Saborit Pérez, ocurrida el 5 de marzo de 1963, perdió Cuba a uno de sus exponentes más altos y la Revolución a uno de sus servidores de más valía. El duelo por su muerte, fue despedido por otro de los mejores bardos cubanos: El Indio Naborí.

   Eduardo Saborit dejó en su obra musical temas tan importantes como la Revolución Cubana y dentro de ella argumentos de tanta valía como la Campaña de Alfabetización, la lucha contra bandidos y la fundación de organizaciones en defensa de la Patria, entre otros.

   Al joven Saborit Pérez le definían un carácter alegre y jovial, entusiasta y atento, y una gran afición por la música que le hacían decir, en ocasiones, que le veía por tradición familiar; su padre fue director de la Banda Municipal de Música, y su primer maestro.

   Por su calidad interpretativa, desde muy joven intregró la Banda Municipal de Música de Campechuela como flautista -instrumento del cual era un virtuoso. Esta agrupación actuaba en poblados cercanos, en uno de los cuales Eduardo Saborit hijo contrajo el tifus al bañarse en una laguna contaminada, lo cual trajo un cambio en su vida

   Sobrevivió a la enfermedad pero le prohibieron por prescribieron facultativa la ejecución de instrumentos de viento, comenzando entonces estudios de guitarra, según un amigo de la infancia, para bien, pues sentía una clara vocación por el instrumento. Crescencio Rosales, su profesor de guitarra, influyó en su consagración como músico y compositor.

   Su traslado en 1935 a Niquero propició conocer a los hermanos Raga, todos buenos músicos y mejores revolucionarios, quienes acogen a Eduardo Saborit con aprecio en tanto este contrae matrimonio con una de ellos, Zoila Raga, además de influir en su formación marxista-leninista.

   Se inicia un período de peregrinación del grupo de músicos revolucionarios motivado por la persecución a que eran sometidos por sus actividades políticas. Emigran a Manzanillo primero y después a Camagüey, en busca del sustento.

   Andando el tiempo Saborit Pérez, convertido en guitarrista clásico en Santa Clara, es reclamado por la emisora de radio nacional Cadena Azul, y comienza a relacionarse con otros destacados músicos, como el cubano Sindo Garay y el mexicano Agustín Lara.

   Al estallar la Segunda Guerra Mundial es de los artistas que acudieron a brindar su estímulo a los soldados en los frentes de batalla y hospitales. Acompañado de su guitarra acudió a varios países de Europa.

   Con el triunfo del primero de enero, fiel a sus principios marxista-leninistas, se integró de lleno y dedicó su vida y obra musical a los logros de la Revolución. Visitó innumerables países del campo socialista, así como otras naciones europeas. Estando en el balneario ruso de Sochi, a orillas del Mar Negro y con las elevaciones caucásicas a sus espaldas, expresó que llevaba mucho tiempo alejado de su Cuba bella y allí compuso la pieza que lo inmortalizó: Cuba, qué linda es Cuba.

05/03/2012 08:59. habanamia #. Cultura

Comentarios > Ir a formulario

habanamia

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris